Comparte

Con motivo de la presentación del Supplex libellus para la causa de beatificación del agustino mallorquín, Fray Francisco Cantarellas Ballester, ha visitado de nuevo Palma de Mallorca el P. Postulador de la Orden de San Agustín, fray Josef Sciberras, O.S.A.

El Supplex libellus es el documento oficial por parte de la Postulación de la Orden al Obispo diocesano, solicitando el inicio del proceso, adjuntando una biografía breve y la notula testium (lista de los testigos calificados para el proceso).

Con este motivo el pasado martes, 3 de diciembre de 2019, el P. Sciberras ha visitado al Sr. Obispo de Mallorca, Mons. Sebastián Taltavull, acompañado por el P. Jesús Miguel Benítez, biógrafo de Fray Francisco y Rector de la iglesia del Socorro de Palma, donde transcurrió la mayor parte de la vida de este humilde religioso agustino.

Nacido en Muro (Mallorca) en 1884 y fallecido en su querido convento de Ntra. Sra. del Socorro de Palma en 1968, el Hermano Cantarellas dejó tras de sí una indudable huella de evangelio en sus hermanos de comunidad, en sus antiguos alumnos del colegio San Agustín de Palma y en los fieles asiduos a la iglesia.

Su vida de piedad centrada y profunda le llevó a desarrollar un intenso compromiso con los necesitados, todo dentro de una sencillez evangélica que crece en el tiempo, hasta haber sido reconocido como verdadero “apóstol de la sencillez”.

El servicio al culto divino, la atención de los fieles, que encontraban en el humilde religioso el consejo acertado, el consuelo en la dificultad, el bálsamo en el dolor, el ánimo de la fe y la piedad para enfrentar la vida, fueron tareas de un ministerio de caridad que ahora reclama el reconocimiento de la iglesia.

La Diócesis de Mallorca, a solicitud de la Orden de San Agustín, comenzará el camino, largo y costoso siempre, de un proceso de beatificación, en la esperanza de que el Hermano Cantarellas sea reconocido como modelo de vida cristiana e intercesor en el cielo.

JM

Rector del Socors. Diciembre 2019