ACTUALIDAD

La presencia de los agustinos en el Vicariato de Iquitos se remonta al año 1901

En Centroamérica la formación de los laicos es uno de los grandes retos de los misioneros agustinos

Comparte

Con la celebración del DOMUND (Domingo Mundial de las Misiones), octubre se convierte en el mes misionero por excelencia.

Con el lema “Aquí estoy, envíame”, en el año 2020 la Iglesia celebra esta jornada el domingo 18 de octubre.

La Provincia agustina de San Juan de Sahagún de España se extiende a territorios de misión como el Vicariato de Iquitos, en Perú, o la Diócesis de San Pedro Sula, en Honduras, entre otros.

La presencia de los agustinos se extiende a territorios de misión como el Vicariato de Iquitos, en Perú, o la Diócesis de San Pedro Sula, en Honduras.

El religiosos agustino P. Miguel Ángel Cadenas, misionero español que lleva veintiséis años en la selva amazónica peruana, ha denunciado recientemente que en su diócesis, durante el 2020, ya han sido asesinados cuatro indígenas por defender sus territorios y los derechos de la naturaleza.

La crisis del Covid nos indica que si no cuidamos la naturaleza saltarán más virus a los humanos. Los científicos ya han señalado que el próximo escenario podría ser la Amazonía. Por lo tanto, proteger la Amazonía es un asunto de interés para toda la humanidad”, señala el misionero agustino.

Miguel Ángel Cadenas advierte de las consecuencias que tiene la deforestación o la fragmentación de los territorios con carreteras. E insta a conocer mejor dónde se invierte desde Occidente porque las grandes multinacionales que invierten en la zona suelen ser norteamericanas y europeas.

Por su parte, el P. Francisco Robles afirma que una de las experiencias más hermosas que ha experimentado como misionero ha sido la generosidad del Pueblo de Dios y de los fieles que participan en la vida y en la obra de la Iglesia.

Este misionero agustino, que lleva casi treinta años en distintos países de Centroamérica, explica que el mejor modo de agradecer esta actitud al Pueblo de Dios es fomentar su formación para que los cristianos de estas comunidades sean adultos en la fe y jóvenes en el compromiso. Los misioneros agustinos trabajan este propósito a través de escuelas y universidades.

“La formación es la mejor inversión en el futuro de la Iglesia -señala- porque una Iglesia formada es una Iglesia mejor dispuesta para dar testimonio”.

Los misioneros agustinos anuncian el Evangelio en lugares lejanos, en contextos culturales variados, pero siempre llevando la fe con el estilo y la identidad agustiniana.

Suscríbete a nuestra Newsletter