ACTUALIDAD

La Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el 4 de febrero del año pasado, Día Internacional de la Fraternidad Humana

La fecha de esta celebración hace referencia al aniversario de la firma del Documento sobre la Fraternidad Humana por el Papa Francisco y el gran imán de la Universidad de Al-Azhar, Ahmed al Tayyeb, el 4 de febrero de 2019 en Abu Dabi. Todo ello en el marco del viaje apostólico realizado por Su Santidad el Papa Francisco a los Emiratos Árabes Unidos del 3-5 de febrero de 2019.

Comparte

En el prefacio del documento se plantea desde el inicio el valor transcendente que está en la raíz del mensaje: “La fe lleva al creyente a ver en el otro a un hermano que debe sostener y amar. Por la fe en Dios, que ha creado el universo, las criaturas y todos los seres humanos -iguales por su misericordia-, el creyente está llamado a expresar esta fraternidad humana, protegiendo la creación y todo el universo y ayudando a todas las personas, especialmente las más necesitadas y pobres”.

El Día Internacional de la Fraternidad Humana recuerda la firma del documento entre el Papa Francisco y el gran imán de la Universidad de Al-Azhar.

Con el documento, sus firmantes han pretendido hacer una declaración conjunta que invite a todas las personas que llevan en el corazón la fe en Dios y la fe en la fraternidad humana, a unirse y trabajar por la paz mundial y la convivencia común. Tanto Al-Azhar al-Sharif –con los musulmanes de Oriente y Occidente- junto con la Iglesia Católica –con los católicos de Oriente y Occidente-, declaran asumir la cultura del diálogo como camino; la colaboración común como conducta; y el conocimiento recíproco como método y criterio.

El contenido del escrito, tal como nos indica el mismo, es una invitación a la reconciliación y a la fraternidad entre los creyentes de todas las religiones y entre las personas no creyentes de buena voluntad. Un llamamiento a quienes aman los valores de la tolerancia y la fraternidad, promovidos y alentados por las religiones. Un estímulo para ser testimonio de la grandeza de la fe en Dios que une corazones divididos. Un símbolo del abrazo entre Oriente y Occidente, entre Norte y Sur y entre todos los que creen que Dios nos ha creado para conocernos, para cooperar entre nosotros y para vivir como hermanos que se aman.

A nivel mundial muchas instituciones se han sumado a esta celebración que destaca el valor de las religiones como constructoras de paz. Para la Orden de San Agustín, la fraternidad es uno de los aspectos más importantes de su espiritualidad, tal y como ha destacado el Prior General en su mensaje en la Jornada de la Vida Consagrada.

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra Newsletter