ACTUALIDAD

El P. Eliseo Bardón, OSA, celebra los cien años, con su comunidad agustina y con el Colegio Ntra. Sra. del Buen Consejo

El pasado 23 de enero el P. Eliseo Bardón, OSA, cumplió cien años. Un siglo de vida entregada y de servicio por la que han querido dar gracias, tanto su comunidad como el Colegio Nuestra Señora del Bueno Consejo.

Comparte

Entre emociones -y precauciones anti Covid19- amaneció el día 23 de enero con un brillo especial. Un miembro de la Comunidad del Colegio Ntra. Sra. del Buen Consejo celebraba su 100 cumpleaños: el P. Eliseo Bardón.

Imitando su sencillez de vida y su gusto por lo comunitario, el programa del día giró en torno a la mesa: la Mesa del Altar, compartiendo el Pan de la Eucaristía y la mesa de la Comunidad, compar-tiendo la alegría y la fraternidad.

La celebración de la Eucaristía, animada por la Comunidad y presidida por el P. Eliseo, fue una verdadera Acción de Gracias dirigida al Señor, invocando siempre la protección e intercesión de la Madre del Buen Consejo.

Comenzó con las palabras del P. Fernando Rojo, OSA, un hermano de comunidad, haciendo un breve repaso de la vida del P. Eliseo.

Los que conocen al P. Eliseo, OSA, destacan de él su sencillez y su facilidad para disfrutar de las pequeñas cosas, si es en compañía de su comunidad mucho mejor. Por eso, terminada la Eucaristía, compartió con familiares y compañeros uno de los placeres que cada día se permite: el aperitivo.

Fue un momento cordial, alegre y distendido, donde el P. Domingo Amigo, OSA, Provincial de la Provincia de San Juan de Sahagún de España, le dedicó unas palabras afectuosas en nombre de cada uno de los agustinos, presentes y ausentes, y le dio las gracias por toda una vida al servicio a la Orden de San Agustín en España. Después del aperitivo y la comida hubo un momento de sobremesa en la sala de comunidad.

Y entre brindis y felicitaciones, llegó el momento de soplar las velas y entregar el regalo (un móvil y una maquina de afeitar). El P. Eliseo, con sus 100 años de experiencia, siempre ha mantenido un espíritu joven y activo, que le hace aprovechar las cosas buenas que tienen los avances de la información y las nuevas tecnologías.

Seguro que va a disfrutar de su nuevo móvil, con el que podrá contar los pasos que camina cada día y preguntarle a “OK Google” los resultados de los partidos de la liga de fútbol.

Homenaje en el Colegio

Terminada ya la celebración de ese día, el Colegio, donde el P. Eliseo ha pasado gran parte de su vida, también quiso organizar una pequeña celebración el viernes 5 de febrero, en la que se reunieron en el salón de actos del colegio representantes de alumnos, antiguos alumnos, profesores, profesores jubilados y la comunidad de religiosos agustinos. Y un grupo de ellos, en representación de todos, dirigieron unas palabras al P. Eliseo.

Finalmente, el P. Eliseo agradeció a todos los presentes las muestras de cariño y las felicitaciones recibidas. “No merezco ni la mitad de lo que habéis dicho -dijo-. Qué os voy a decir yo a vosotros… muchas gracias. Pero más gracias a Dios, que guía nuestra vida y guía nuestros pasos. Que yo haya llegado a los 100 años, no es porque lo haya merecido, sino porque Él lo ha querido así. Los hombres son como los árboles frutales. Cuando la fruta está madura, ya se puede recoger. De momento, tras 100 años de vida, la fruta todavía no está madura para que pueda ser recogida. Muchas gracias por vuestros elogios, un poco exagerados, y que no merezco”.

“Sé que mi vida ha estado siempre guiada por la Divina Providencia y por la Virgen María – añadió-, a la que, desde joven, rezo cada día tres Ave Marías. Gracias a mi comunidad y a los profesores, alumnos y familias que he conocido (entre vosotros hay muchos a los que no conozco). Por vosotros alzo todos los días mi plegaria a Dios para que os guíe y os conduzca por esta senda de la educación llena de dificultades. Hoy en día es un reto la enseñanza. Que Dios os bendiga, que Dios os ampare, y que conduzca vuestro trabajo para preparar a las generaciones futuras, que en estos momentos estáis formando. Que la Virgen santísima del Buen Consejo os siga ayudando y nos siga ayudando a todos.”

Y como manda la tradición de la casa, la celebración terminó después de rezar la Oración a la Madre del Buen Consejo. Desde la comunidad destacan el ejemplo de fe, constancia, inquietud, vida de comunidad y alegría que cada día les regala el P. Eliseo Bardón, OSA.

Suscríbete a nuestra Newsletter