ACTUALIDAD

150º aniversario de la declaración de san José como Patrono de la Iglesia Universal

El pasado 8 de diciembre de 2020, Su Santidad el Papa Francisco, publicó la Carta Apostólica “Patris Corde”, en la fecha de la conmemoración del 150º aniversario del Decreto “Quemadmodum Deus” por el que el Beato Pío IX proclamó Patrono de la Iglesia Universal al bienaventurado San José.

Comparte

El Papa Francisco ha establecido que, desde dicha fecha hasta el 8 de diciembre de este año, se celebre un año especial de san José, en el que cada fiel, siguiendo su ejemplo, pueda fortalecer diariamente su vida de fe en el pleno cumplimiento de la voluntad de Dios.

Esta celebración para los agustinos tiene un significado especial porque San José es Patrono de la Orden de San Agustín. Entre los agustinos, la devoción y el culto a san José se remonta al siglo XV. El capítulo general de 1491, celebrado en Roma, ordenaba: “En todas las residencias y conventos de nuestra orden celébrese el oficio de san José, cuya fiesta cae el 19 de marzo”.

La Iglesia celebra un año jubilar coincidiendo con el 150º aniversario de la declaración de san José como Patrono de la Iglesia Universal.

En la Carta Apostólica “Patris Corde” el Papa nos propone todo un programa de vida, siguiendo el ejemplo de san José, para nuestra misión como cristianos en este momento de la historia que nos ha tocado vivir. Nos invita a ver a san José como padre amado, padre en la ternura, padre en la obediencia, padre en la acogida, padre de la valentía creativa, padre trabajador, padre en la sombra. Francisco señala que “todos pueden encontrar en san José -el hombre que pasa desapercibido, el hombre de la presencia diaria, discreta y oculta- un intercesor, un apoyo y una guía en tiempos de dificultad. San José nos recuerda que todos los que están aparentemente ocultos o en “segunda línea” tienen un protagonismo sin igual en la historia de la salvación. A todos ellos va dirigida una palabra de reconocimiento y de gratitud”.

También desde la Penitenciaria Apostólica se nos han propuestos múltiples caminos a través de los cuales acceder a la indulgencia plenaria en las condiciones habituales (confesión sacramental, comunión eucarística y oración según las intenciones del Santo Padre) que la Iglesia ofrece para este año de san José. La indulgencia plenaria se concede a los fieles que, con espíritu desprendido de cualquier pecado, participen en el año de san José en las ocasiones y en el modo indicado por el Decreto de la Penitenciaría Apostólica ha promulgado.

La Iglesia, siguiendo una antigua costumbre, prepara la fiesta de San José, el día 19 de marzo, dedicando al Santo Patriarca los siete domingos anteriores a esa fiesta en recuerdo de los principales gozos y dolores que tuvo en su vida. En concreto, fue el Papa Gregorio XVI quien fomentó la devoción de los siete domingos de san José, concediéndole muchas indulgencias; pero S.S. Pío IX les dio actualidad perenne con su deseo de que se acudiera a san José, para aliviar la entonces aflictiva situación de la Iglesia universal.

El primer domingo de este año en el que se ha tenido presente a San José ha sido el 31 de enero. Están a continuación los domingos 7, 14, 22, 21 y 28 de febrero y 7 de marzo. Parroquias, instituciones de Iglesia, congregaciones y órdenes religiosas, como la Orden de San Agustín, se han propuesto diversidad de acciones para manifestar la devoción a san José.

Suscríbete a nuestra Newsletter