ACTUALIDAD

Campamentos Tagaste en La Vid (Burgos) y en Palencia

Del 20 al 29 de julio, 160 niños y jóvenes, de 10 a 18 años, participan en los campamentos "Tagaste" que los agustinos han organizado en La Vid (Burgos), junto al Monasterio Santa María de La Vid, y en las instalaciones que la Orden de San Agustín tiene en Palencia.

Comparte

Los campamentos, en continuidad con el lema pastoral del curso -“Un latido, una esperanza”-, son la culminación del trabajo desarrollado a lo largo del año en los grupos de catequesis y grupos Tagaste, de las parroquias y los colegios que la Orden de San Agustín tiene en España. Tanto los grupos de formación, como el campamento, adquieren esta denominación, para recordar el nombre de la ciudad, situada en el norte de Argelia, en la que nació San Agustín.

Del 20 al 29 de julio, 160 niños y jóvenes, de 10 a 18 años, participan en los campamentos "Tagaste" de los agustinos.

En la segunda quincena de julio, los campamentos Tagaste tienen dos sedes. Por una parte, Tagaste 1, en Palencia, está dirigido a niños a partir de 5º de Primaria. Y Tagaste 2 , en La Vid, en Burgos, junto al Monasterio Santa María de La Vid, para adolescentes a partir de 2º de la ESO y hasta jóvenes que acaban de estudiar 2º de Bachillerato.

Los niños, adolescentes y jóvenes que participan proceden de comunidades agustinas de Madrid, Los Negrales (Madrid), Moratalaz (Madrid) y Mallorca. Este año el grupo es más reducido y también se ha acortado el número de días que dura el campamento.

Cada una de las sedes acoge aproximadamente 80 personas, entre niños y monitores, que se ocupan de que las medidas Covid se cumplan en todo momento.

En el campamento, cada día transcurre centrado en un valor diferente, que se trabaja a través de las distintas actividades deportivas, de ocio y también en las celebraciones. El Consejero de Pastoral, Vocaciones, Misiones y Nueva Evangelización de la Provincia de San Juan de Sahagún de España, P. Jesús Baños, explica que uno de los objetivos de estos días es favorecer un clima de amistad, encuentro y comunión: “Se trata de compartir la vida y la fe con lazos que perduren y nos hagan crecer a todos los que participamos”.

“Mirar al futuro desde los valores de la espiritualidad agustiniana”, es otro de los objetivos de los momentos de reflexión en el campamento, que constituye un espacio privilegiado para combinar diversión y formación. Después de un año en el que se tuvieron que suspender debido a la pandemia, en esta ocasión los campamentos Tagaste han podido llevarse a cabo gracias al esfuerzo y la ilusión de monitores y religiosos agustinos, que son conscientes de la huella imborrable que la experiencia deja en el corazón de los chicos.

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra Newsletter