ACTUALIDAD

Mons. Miguel Ángel Cadenas es consagrado obispo y toma posesión del Vicariato Apostólico de Iquitos

El domingo 18 de julio, el religioso agustino Mons. Miguel Ángel Cadenas Cardo, OSA, natural de Laguna de Negrillos (León - España) ha sido consagrado obispo y tomado posesión del territorio eclesiástico que se le ha adjudicado, el Vicariato Apostólico de Iquitos (Perú).

Comparte

En la ceremonia hizo de primer obispo consagrante Mons. Julián García Centeno, OSA, obispo emérito del Vicariato Apostólico de Iquitos, y le acompañó también Mons. Robert F. Prevost, OSA, obispo de Chiclayo (Perú), quien antes de ser obispo fue Prior General de la Orden de San Agustín, y Mons. Martín Quijano, obispo del Vicariato amazónico de Pucallpa (Perú).

El patio del colegio San Agustín de la ciudad de Iquitos ha sido el marco donde ha tenido lugar la consagración episcopal, con la presencia de varios centenares de personas representando a las distintas parroquias del Vicariato y de unos cincuenta sacerdotes, entre ellos el Prior General de la Orden de San Agustín, P. Alejandro Moral, y una docena de obispos, tres de ellos agustinos, de distintas diócesis y Vicariatos del Perú.

El domingo 18 de julio, el religioso agustino Mons. Miguel Ángel Cadenas Cardo, OSA, ha sido consagrado obispo.

Cabe destacar que Mons. Julián García, OSA, principal obispo consagrante, es quien también ordenó en España a Mons. Miguel Ángel Cadenas, de diácono (1992) y de sacerdote (1993). También hay que indicar que es el primer obispo de lo que actualmente, y desde la década de los años cuarenta del siglo pasado, se conoce como Vicariato Apostólico de Iquitos, que ha sido elegido por el Papa entre los misioneros que ya llevaban un tiempo viviendo en esta parte de la Iglesia Amazónica. Los anteriores obispos provenían de otras latitudes de la Orden de San Agustín.

Mons. Miguel Ángel Cadenas ha elegido como lema de su episcopado la frase “Den razón de su esperanza” y en su escudo episcopal aparece la cruz en color azul, que puede hacer referencia al cielo o al agua, y un corazón abierto, que no está cerrado, con los colores verdes, que podría hablarnos de la selva, rojo que sería la sangre, la vida, el amor.  A Mons. Miguel, cuando se le ha preguntado por el significado de su escudo episcopal, ha indicado que a cada uno le puede sugerir algo diferente, y que esa es su intención.

A partir de este momento, el nuevo Obispo tiene la misión de pastorear la Iglesia de esta parte de la Amazonía peruana. Para ello cuenta con los Animadores Cristianos, que son laicos formados para animar y dirigir las comunidades cristianas que existen en cada uno de los pueblos que están en los ríos; 33 sacerdotes, de los cuales, 13 son agustinos, para las 25 parroquias que hay en la ciudad de Iquitos y los tres puestos de misión en los distintos ríos. Y, a esto hay que añadir, las 12 congregaciones de religiosas que trabajan en educación, formación y capacitación, derechos humanos, salud, pastoral parroquial, etc.; un monasterio de monjas de vida contemplativa y la congregación de religiosos de La Salle.

Junto con esto, el Vicariato Apostólico cuenta con cinco colegios parroquiales (con más de 5.000 alumnos), un colegio concertado con el estado, dos emisoras de radio y una vasta actividad en temas de Derechos Humanos, obras sociales de Cáritas, fortalecimiento de la cultura amazónica, promoción de la mujer, acogida a la infancia abandonada y en peligro social, defensa de los pueblos indígenas y de la selva amazónica.

Suscríbete a nuestra Newsletter