ACTUALIDAD

El Papa Francisco invita a vivir la Cuaresma de la Pandemia, intensificando nuestra vida de fe y creando redes con otras personas, para vivir con esperanza

El papa Francisco ha publicado su Mensaje para la Cuaresma de 2021, titulado “Cuaresma: un tiempo para renovar la fe, la esperanza y la caridad”. El P. Santiago Insunza, OSA, comenta a continuación el contenido del documento.

Comparte

Francisco – como es costumbre de los últimos papas – ha publicado un breve mensaje como prólogo de la Cuaresma. En un momento que tiene como decorado histórico una pandemia que ha causado más de 2,4 millones de muertos en el mundo, el papa Francisco ha querido hacer dos recordatorios básicos: El itinerario de la Cuaresma es subir a Jerusalén (Mt 20, 18), hacer con Jesús el camino de su pasión, muerte y resurrección, y exige como tarea renovar la fe, la esperanza y la caridad. Solo este trípode teologal puede ayudarnos a hacer la travesía del Dios ausente – de espaldas al sufrimiento humano, según algunos, – al Dios viviente, manifestado en Jesucristo, nunca olvidadizo de sus hijos y presente en las UCI de todos los hospitales.

La fidelidad a la historia del Dios encarnado – que asume los acontecimientos humanos más trágicos – y la fidelidad a la historia que estamos viviendo, exigen una fe que permita mantenernos en actitud de inagotable confianza, una esperanza sin fisuras para continuar haciendo el camino, y una caridad volcada en el ejercicio de la fraternidad. Grandeza en la fe para acoger la Verdad, firmeza en la esperanza y una caridad que es la expresión más alta de nuestra fe y nuestra esperanza y se hace solidaridad creativa.

El papa Francisco ha publicado su Mensaje para la Cuaresma de 2021, titulado “Cuaresma: un tiempo para renovar la fe, la esperanza y la caridad”.

Fe “que viene de Cristo vivo, la esperanza animada por el soplo del Espíritu y el amor, cuya fuente inagotable es el corazón misericordioso del Padre”. Primacías cristianas que se relacionan con dos documentos del papa Francisco, Laudato si (2015) y Fratelli tutti (2020). El texto de la Laudato si nos recuerda cómo la degradación del ambiente contribuye al deterioro de la calidad de la vida humana. La Fratelli tutti invita a un estado afable de ánimo que alienta y se traduce en una relación de amabilidad y cuidado de los demás.

Que el papa Francisco abogue por el fortalecimiento de la fe, por una cultura de la esperanza y por una fraternidad universal, constituye el mejor programa para la Cuaresma. Sin olvidar que el principal y más apremiante problema pastoral del cristianismo contemporáneo es la clarificación de la fe, la esperanza como equipaje diario de fortaleza y ruta que desemboca en la resurrección, y la caridad como compromiso activo con el destino del mundo. En esta hora concreta, vivir una Cuaresma de caridad “quiere decir cuidar a quienes se encuentran en condiciones de sufrimiento, abandono o angustia a causa de la pandemia del Covid–19”.

Puedes leer aquí el mensaje del Papa Francisco.

Suscríbete a nuestra Newsletter