ACTUALIDAD

Jueves Santo: La grandeza de la vida

Jueves Santo, Viernes Santo, Sábado Santo y Domingo de Resurrección. Son cuatro días que cambiaron la Historia y que cada año los cristianos celebramos para recordar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Ofrecemos una reflexión de cada uno de estos días, desde la perspectiva de la espiritualidad agustiniana y con la intención de que ayuden al lector a entender mejor su fe y a vivir con más sentido estos días.

Comparte

El día de los Ázimos, todo estaba preparado para la cena de Pascua: el cordero, el pan sin levadura y el vino. El pan que da Cristo a sus discípulos “es su cuerpo, verdadero don de Dios” (Lc 22,19); el vino, bien precioso que hace la vida agradable (Eclo 32, 6), tiene significado cultual y cultural. Jesús y los suyos celebran un festín ritual y un acto de despedidas que invita al silencio y a las miradas de cariño.

El Jueves Santo se recuerda la institución de la Eucaristía y del sacerdocio, muestra del deseo de Jesús de estar presente en medio de la humanidad.

Un adiós provoca emoción, amor y tristeza al mismo tiempo. El lavatorio era un rito judío de hospitalidad que marcaba las distancias porque lo realizaba una persona de poca categoría de la casa. Se explica así que Pedro, se extrañara al ver a Jesús arrodillado a los pies de los apóstoles con un paño ceñido a la cintura. No es un gesto banal y tampoco de humildad por parte de Jesús. Es la expresión visible de su idea de la vida como servicio, alejada del boato y de las distinciones honoríficas. Si el amor no es inclusivo y servicial, no es nada.

Aquella cena familiar judía – conmemoración del éxodo que liberó a los hebreos de la esclavitud egipcia –, los cristianos la repetimos diariamente en el mundo con el nombre de cena del Señor. “Recibid, pues, y comed el cuerpo de Cristo, transformados ya vosotros mismos en miembros de Cristo en el cuerpo de Cristo; recibid y bebed la sangre de Cristo. Para no desintegraros, comed el vínculo que os une; no os estiméis en poco, bebed vuestro precio” (Sermón 228 B, 3).

La institución de la Eucaristía y del sacerdocio – confiado a un grupo de torpes pescadores – hablan del firme deseo de presencia de Jesús en medio de la humanidad. “Ser cura es imposible, tú lo sabes, Señor. Pero también es maravilloso, yo lo sé”, escribió José Luis Martín Descalzo que vivió atado a la máquina de escribir y, en los cinco años de enfermedad, a la máquina de diálisis.

Hoy es un día para contemplar el amor colmado de Jesús y examinarnos acerca de nuestro amor. Es el testamento que Jesús nos entrega para que sea argumento básico de nuestra existencia. Amar al estilo de Jesús sin miedo a vaciarse.

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra Newsletter