ACTUALIDAD

Los agustinos con los Pueblos Indígenas de Centro y Sur América y África

Los pueblos indígenas conforman, aproximadamente, más de 5.000 grupos distintos en unos 90 países. Están constituidos por más de 476 millones de personas, lo que representa el 6,2% de la población mundial y, sin embargo, se encuentran entre las poblaciones más desfavorecidas y vulnerables, representando el 15 por ciento de los más pobres.

Comparte

El 23 de diciembre de 1994, la Asamblea General de las Naciones Unidas decide que el Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo se celebre el 9 de agosto de cada año. La fecha marca la primera reunión, en 1982, del Grupo de Trabajo de la ONU sobre Poblaciones Indígenas.

Los agustinos, en el nº 183 de sus Constituciones dicen “Nuestra Orden debe dar testimonio de solidaridad dondequiera que esté presente, por lo que se comprometerá de manera permanente con los pobres y necesitados. Asume, por tanto, la opción preferencial por los pobres”. Los religiosos de la Orden de San Agustín intentan vivir plenamente lo que dice este número de sus Constituciones en los lugares donde se encuentran, especialmente en aquellos en los que están en contacto con pueblos indígenas. Es el caso del Vicariato de Iquitos, en la selva amazónica del Perú, con el pueblo Kukama; del Vicariato de Panamá, en el distrito de Tolé, con la población indígena Guaymí y el Vicariato de Tanzania, en la zona de Arusha, con el pueblo Masay. Todos estos países dependen de la Provincia agustiniana de San Juan de Sahagún de España.

Los pueblos indígenas son tan importantes porque poseen culturas y formas únicas y valiosas de relacionarse con su entorno, y mantienen rasgos sociales, culturales y políticos que son muy diferentes a la sociedad globalizada, aportando su propia manera de entender y vivir en el mundo. Asociaciones indígenas, ONGs y la Iglesia Católica denuncian el abandono institucional y la criminalización que sufren los indígenas, así como la violencia que enfrentan por parte de agentes relacionados con la tala ilegal, el tráfico de tierras, la minería, el petróleo, el agronegocio y el narcotráfico

Los pueblos indígenas hacen frente, asimismo, a una violencia que ha ido creciendo durante la pandemia y que adquiere muy diversas formas. En 2020, Latinoamérica continuó siendo la región mundial con más asesinatos de defensores de derechos humanos, con 264 muertes. Casi la mitad de estos defensores –el 40%– fueron asesinados por defender, precisamente, los territorios y los derechos de los pueblos indígenas.

El tema a tratar en las reuniones internacionales programadas para este día es “No dejar a nadie atrás: pueblos indígenas y el llamado a un nuevo contrato social”.  El nuevo contrato social debe basarse en una auténtica participación y asociación que fomente la igualdad de oportunidades y respete los derechos, la dignidad y las libertades de todos. Y ello pasa por el derecho de los pueblos indígenas a participar en la adopción de decisiones como expresión de cooperación por el interés social y el bien común de la humanidad y la naturaleza.

Mons. Miguel Ángel Cadenas, obispo del Vicariato Apostólico de Iquitos, nos señala los retos que tiene la realidad de los pueblos indígenas.

Suscríbete a nuestra Newsletter