ACTUALIDAD

El Colegio San Agustín de Santander celebra el Día de los Abuelos

El Colegio San Agustín de Santander homenajea, un año más, a los abuelos con una jornada festiva en la que participan más de 500 personas entre padres, profesores, alumnos y abuelos.

Comparte

Esta jornada es ya una tradición en el colegio y se remonta al 4 de abril del año 2011, cuando se celebró la primera edición del Día de los Abuelos.

Desde esa fecha, cada año en marzo o abril, se han ido sucediendo estas conmemoraciones, hasta que llegó la pandemia. Después de dos años sin poder convocar este encuentro, por fin se ha podido llevar a cabo el décimo aniversario del Día de los Abuelos, el 12 de marzo, en el Colegio San Agustín de Santander.

500 personas participan en la décima edición del Día de los Abuelos en el Colegio San Agustín de Santander.

La dinámica siempre es similar. La Eucaristía, que litúrgicamente adelanta el Día de San Joaquín y Santa Ana, (26 de julio), padres de la Virgen María y abuelos de Jesús, y que siempre preside el Director del centro. En este caso, el P. Luis Fernando Daimiel, OSA, que estuvo acompañado por religiosos agustinos de la comunidad, en una celebración muy participativa. Después, se visitan las clases, así los abuelos conocen el aula de sus nietos, la ven engalanada para ellos y, además, reciben un regalo hecho por los pequeños.

Cada año se sorprende a los abuelos con algo diferente. En esta ocasión, ha habido un concierto con 130 alumnos, dirigidos por la profesora Dª Laura González. Otros años se han tenido hasta juegos de magia, aunque el factor musical ha primado la mayoría de las veces.

Un aperitivo en el patio cubierto del colegio puso, en esta ocasión, el punto y final a una jornada que no hubiera sido posible sin la colaboración de los padres.

Los abuelos, una riqueza

Los abuelos están cada vez más presentes en la vida de los niños. Un hecho que salta a la vista si observamos quiénes acompañan a los pequeños en los parques o en la puerta del colegio. Actualmente, el ritmo de vida de muchas familias depende de una generación de abuelos que ya crió a sus hijos, y que ahora forma parte de la crianza de sus nietos, de un modo muy activo. Qué menos que, reconocer su labor y agradecer la riqueza que siempre supone tener a un abuelo cerca.

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra Newsletter