ACTUALIDAD

Parroquia Ntra. Sra. de la Consolación, una comunidad abierta a las necesidades del barrio

Nuestra Señora de la Consolación es una advocación mariana a la que se le tiene mucha devoción en la Familia Agustiniana. La Iglesia la celebra el 4 de septiembre. Un momento especial para comunidades como la de la Parroquia Nuestra Señora de la Consolación de Móstoles, en Madrid.

Comparte

Los religiosos agustinos atienden esta parroquia del sur de Madrid desde hace treinta años. Actualmente pertenece a la diócesis de Getafe y abarca unas 55.000 personas, según el censo, una cuarta parte del municipio de Móstoles. Una comunidad muy grande, equivalente en volumen a una diócesis pequeña, que coordinan actualmente cinco agustinos, y en la que la corresponsabilidad con los laicos se vive a diario.

La parroquia que los Agustinos atienden en Móstoles, celebra el día de Ntra. Sra. de la Consolación, el 4 de septiembre.

El vicario parroquial, el P. Denis PIneda, OSA, subraya que es una parroquia muy activa en la que las misas se llenan. De hecho cuenta con casi treinta grupos diferentes, atendiendo no solo a distintas edades, sino a diferentes acentos y carismas presentes en la comunidad parroquial: Grupo San Agustín, Grupo Santa Rita, Grupo de Jesús, Renovación Carismática, Legión de María, Asociación de Viudas, Grupo de Jóvenes.

En el grupo de Cáritas participan cerca de 30 voluntarios, que trabajan de forma muy generosa en proyectos como el ropero de Cáritas, uno de los más activos de la zona, aunque actualmente está cerrado a causa de la Covid. “No obstante -señala el P. Denis-, se espera que vuelva a funcionar cuando mejore la situación. Este ropero sirve a casi todo Móstoles”.

En la labor social que realiza, la parroquia trabaja en coordinación con el Ayuntamiento  y otras instituciones civiles, con los que desarrolla iniciativas como el reparto de mantas y ropa en la época de frío, para las personas sin hogar, la atención de un hogar para mujeres, así como la distribución de alimentos en comedores. Una labor que se ha intensificado durante la pandemia.

Sin embargo, las actividades van más allá de lo religioso, lo social o lo formativo. Desde la comunidad parroquial se promueves también actividades de ocio que tienen muy buena acogida, como clases de cultura, bailes de salón, clases de guitarra o de Sevillanas…

La comunidad parroquial es muy generosa tanto con su tiempo como con sus recursos. Hay un grupo de veinticinco voluntarias que se encargan de la limpieza de la parroquia. Por otra parte, existe un grupo de psicólogos, coordinados por un psicólogo jubilado, que atendiendo a una necesidad que muchas personas no podían costear, ofrece sesiones grupales e incluso individuales de forma gratuita.

Los cursillos prematrimoniales, son otra de las actividades que se desarrollan durante el curso y en las que han llegado a participar hasta cien parejas de novios. “Salen muy contentos y algunos han empezado a asistir a la parroquia a raíz de esto porque se siente realmente acogidos”, señala el vicario, quien insiste en que la Parroquia Nuestra Señora de la Consolación es una parroquia muy viva, comprometida con las necesidades del entorno y que vive la fe en comunidad.

La devoción a Nuestra Señora de la Consolación tiene muchas tradición en la Familia Agustiniana. El P. Mario Beato explica en el podcast “Los Agustinos a tu lado” cuál es el origen de esta devoción.

Actualmente en la comunidad religiosa viven cinco hermanos agustinos: P. Evelio Tarilonte Pérez, de 90 años, el P. Mario Beato Prieto (párroco), P. José Antonio Giganto Prada y P. Dennis Pineda Pineda (vicarios) y Fr. Aidan Antón Kalinga, recién ordenado en Tanzania, y que está realizando sus estudios de Teología en la Universidad Pontificia de Comillas. Aunque la fiesta litúrgica de Nuestra Señora de la Consolación se celebra cada 4 de septiembre, este año la parroquia ha decidido trasladar parte de las celebraciones al fin de semana del 25 y 26 e septiembre.

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra Newsletter