ACTUALIDAD

La espiritualidad agustiniana, una llamada a la unidad

Hoy 25 de enero, fiesta de la conversión de San Pablo, concluye la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. Desde el 18 de enero, nos hemos acercado a representantes de distintas iglesias cristianas y colectivos que trabajan en favor de la unidad. Hoy el Prior General de la Orden de Agustín, P. Alejandro Moral, OSA, nos invita a ser un cuerpo unido a Cristo, cabeza, como dice San Agustín.

Comparte

Finaliza la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos que se ha desarrollado del 18 al 25 de enero.

La humildad, la caridad, la unidad, son elementos que acompañan siempre a los seguidores de la espiritualidad agustiniana. Son valores recibidos de San Agustín, imprescindibles para el verdadero encuentro con uno mismo, con los demás y con Dios.

La Regla de San Agustín, que siguen no solo los agustinos y agustinas, sino otras órdenes y congregaciones religiosas, comienza diciendo: “Esto es lo que mandamos que observéis a los que residís en el monasterio: Ante todo, que habitéis unánimes en la casa y tengáis una sola alma y un solo corazón en camino hacia Dios. Este es el motivo por el que, deseosos de unidad, os habéis congregado”.

Actualmente hay unos 2.500 millones de personas que se declaran cristianos en el mundo. En la casa común que es la tierra, un tercio de la población que la habita tiene su fe puesta en Jesucristo, en ese niño que nació en Belén, al que fueron a adorar los Reyes Magos y que, de mayor, predicó con su palabra y sus obras el reinado de Dios. Un Reino que se hace visible en medio de este mundo a través de personas, grupos, acontecimientos, y que tendrá su plenitud al final de los tiempos en el cielo. A todos esos millones de cristianos invita San Agustín a tener una sola alma y un solo corazón en camino hacia Dios.

El P. Alejandro Moral, Prior General de la Orden de San Agustín, le pide al Señor que derrumbe el cerco que nos impide escuchar a nuestros hermanos cristianos, pues todos somos hijos del mismo Padre y por todos ha muerto Jesús.

Despedimos esta Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos recordando las palabras de San Agustín: “Todos somos prójimos unos de otros por la común condición del nacimiento terreno. Y hermanos los unos de los otros por la común esperanza de la heredad celestial” (In ps. 25,2,2)

 

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra Newsletter