ACTUALIDAD

Agustinos y Jornada de Oración por las Vocaciones y Vocaciones Nativas

El 8 de mayo, en el contexto del "Domingo del Buen Pastor", se celebra la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y la Jornada de Vocaciones Nativas bajo el lema, "Deja tu huella, sé testigo". Para los agustinos, es un compromiso adquirido en los diversos lugares de misión, dado que su presencia allí es, fundamentalmente, para colaborar en el nacimiento y crecimiento de la Iglesia local con sus propios ministerios.

Comparte

Esta campaña está organizada de manera conjunta por la Comisión Episcopal para el Clero y Seminarios, la Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Obras Misionales Pontificias (OMP) y la Conferencia Española de Institutos Seculares (CEDIS), para dar voz a personas, que con su “sí” al Señor en diversos caminos vocacionales, han dejado huella en otros.

El domingo 8 de mayo la Iglesia celebra la Jornada de Oración por las Vocaciones y de las Vocaciones nativas.

La Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, de carácter universal, pretende suscitar en todos los jóvenes la pregunta por su vocación, y que la comunidad cristiana promueva las vocaciones cristianas con la oración y el acompañamiento.

La Jornada de Vocaciones Nativas busca sostener las vocaciones que surgen en los territorios de Misión, para que ninguna de ellas se quede frustrada por falta de recursos. Para ello, además de la oración, se promueve la colaboración económica.

Vicariato Apostólico de Iquitos

El agustino Mons. Miguel Ángel Cadenas es el obispo del Vicariato Apostólico de Iquitos (Perú), que fue encomendado a la Orden de San Agustín en el año 1901. El próximo 15 de mayo se cumplirá un año de su nombramiento como obispo de esta parcela de la Iglesia de la Amazonía peruana, donde ha pasado 27 de sus 57 años de edad.

En el contexto de la Jornada de Vocaciones Nativas cuenta que el descenso de las vocaciones también tiene un reflejo en el Vicariato de Iquitos, tanto entre los religiosos agustinos, como entre el clero secular:  “Hace diez años estaban los seminarios llenos. Eso ha cambiado. Actualmente hay dos chicos que están preparándose para los estudios de Filosofía y tres jóvenes que están ya estudiando Filosofía y Teología”.

“Los obispos de los 8 Vicariatos del Perú hemos decidido comenzar un Seminario único con dos sedes, una en Pucallpa, en el río Ucayali, para el estudio del Propedéutico y otro en Iquitos, río Amazonas, para los estudios de Filosofía y Teología -explica el obispo de Iquitos-.

Un desafío importante, además de la promoción vocacional, es el acompañamiento a aquellos que ya están en el Seminario. En este sentido, ofrecer más formación sobre inculturación es un asunto de gran trascendencia “en el que hay que ir despacio, pero firme, y sabiéndonos acompañados por el Espíritu, preparando a los seminaristas de la mejor manera posible”. Mons. Miguel Ángel Cadenas señala que el Papa Francisco ha hecho esto posible, dando más autonomía a los seminarios locales.

“Estamos conversando para que el currículo incluya temas relacionados con idiomas indígenas o con temas amazónicos. Hay cuestiones antropológicas que se deben tener en cuenta -subraya-. Los occidentales, por ejemplo, estamos acostumbrados a asociar el silencio con la oración y la escucha a Dios. En la selva, sin embargo, el silencio no es el gran valor que pensamos los occidentales. El silencio se asocia a la presencia de otros espíritus. Esto tiene implicaciones a la hora de rezar y celebrar la fe. Y es importante conocerlo”.

Otro de los grandes desafíos en el Vicariato de Iquitos es avanzar en la promoción del diaconado permanente y del ministerio del catequista, para poder atender mejor a las comunidades locales y a las más alejadas y aisladas.

 

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra Newsletter