ACTUALIDAD

“Construir el futuro con los migrantes y los refugiados”, lema de la 108ª Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado

En el mensaje de esta jornada, que la Iglesia celebra el 25 de septiembre, el Papa Francisco recuerda que la presencia de los migrantes y refugiados es una ocasión de crecimiento cultural y espiritual para todos.

Comparte

“Gracias a ellos -destaca el Papa- tenemos la oportunidad de conocer mejor el mundo y la belleza de su diversidad. Podemos madurar en humanidad y construir juntos un ‘nosotros’ más grande”.

Los obispos de la Subcomisión Episcopal para las Migraciones y la Movilidad humana, han editado los materiales de la jornada en los que señalan cuatro puntos para cumplir el mandato de Jesús con los migrantes y refugiados.

  • En primer lugar, señalan, es tiempo de comenzar a edificar a ritmo de la justicia que mana de Dios. “Jesús -explican- nos pide incluir a todos con gestos concretos, pues como cristianos «no tenemos derecho de excluir a los demás, juzgarlos o cerrarles las puertas» (Jornada Mundial de las Personas Migrantes y Refugiadas 2022). Ahora se abre la tarea de seguir impulsando espacios y actitudes que los desarrollen”.
108ª Jornada del Migrante y del Refugiado, con el lema “Construir el futuro con los migrantes y los refugiados”.
  • En segundo lugar afirman que “no hay futuro sin atender a quienes forman parte de él, pero tampoco sin ayudar a que sean sujeto de su propia construcción”.
  • En tercero, matizan, además, que ese futuro de todos se construye, “aprendiendo a descubrir el tesoro que nos traen los migrantes y refugiados”.
  • Por último, invitan a “preparar a nuestras comunidades para que sean acogedoras, misioneras, hospitalarias, tengan o no migrantes en su seno” en la construcción del futuro a nuestras comunidades “para ser acogedoras y hospitalarias, tengan o no migrantes en su seno”.

Respecto a la hostilidad de algunos que señalan a los migrantes “como invasores o ciudadanos de segunda”, la Iglesia considera inaceptable la mentalidad y actitudes que hacen “prevalecer a veces ciertas preferencias políticas por encima de hondas convicciones de la propia fe: la inalienable dignidad de cada persona humana más allá de su origen, color religión, y la ley suprema del amor fraterno”(FT, n.39).

La hospitalidad siembra futuro. “La fraternidad es posible -concluyen- si generamos comunidades significativas que vivan en su seno la armonía que regala la fe”. Por último, nos animan a preguntarnos cómo podemos construir un futuro donde todos quepamos y podamos vivir en paz y fraternidad.

Los Agustinos y la acogida a refugiados

Desde el pasado 28 de abril, 67 personas procedentes de Ucrania, mayoritariamente niños, mujeres y personas mayores, viven en el antiguo colegio agustino de Valencia de Don Juan, bajo la gestión de ACCEM como parte de la red de acogida pública.

Además, desde que comenzó el conflicto bélico, la Provincia de San Juan de Sahagún ha desarrollado varias iniciativas para atender las necesidades de las personas que han tenido que huir de Ucrania.

 

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra Newsletter