ACTUALIDAD

``Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?`` (Mc 10, 17-30)

Una vez más, el Evangelio nos sorprende con un relato de encuentro: Jesús ante un joven que le pregunta qué tiene que hacer para vivir bien, es decir, para vivir “como Dios manda”.

Comparte

Parece ser que era una buena persona: no trataba mal a nadie, no se quedaba con nada que no fuera suyo, no hablaba mal de los demás, respetaba a sus mayores… Pero Jesús lo miró con cariño y le dijo: “todo eso está muy bien, pero te falta una cosa: deja todo lo que tienes, dáselo a los pobres y sígueme”.

Nos puede parecer excesiva la invitación de Jesús a desprenderse de todo. Ciertamente, tener cosas no es malo, pues las necesitamos para vivir. Ahora bien, ¿dónde está el límite? San Agustín da una indicación certera a sus monjes: “es mejor necesitar menos que tener más” (Regla 3, 18).

Una vez más, el Evangelio nos sorprende con un relato de encuentro: Jesús ante un joven que le pregunta qué hacer para como Dios manda.

El mundo de las necesidades no es fácil de limitar, atrapándonos con frecuencia el deseo de tener y haciendo que lo superfluo se convierta en imprescindible.

El joven rico del Evangelio había cumplido desde niño con todo lo mandado, pero… ¿había tocado la misericordia de Dios su corazón? Vivía una religiosidad del cumplimiento, una fe vivida más desde la razón que desde la experiencia de Dios. Y, en el fondo, parece que algo le tenía insatisfecho, y por ello se acercó a Jesús. Pero el encuentro no le terminó de transformar, pues se marchó de allí triste, incapaz de seguir al Señor desprendiéndose de aquello que embotaba su corazón.

Todo esto nos revela cómo el encuentro con Dios nos desacomoda continuamente, a poco que nos dejemos interpelar. Si esperamos de Él una palmadita en la espalda, un aplauso fácil, nos marcharemos defraudados. En cierta ocasión escuché decir que Dios no exige nada, pero propone mucho; me parece una verdad como un templo. Del Señor no esperemos exigencias; a Él podemos acudir a encontrar paz, sosiego, descanso, en las duras rampas del camino de la vida. Pero, asimismo, nos conduce a dar más, a dejar atrás comodidades, seguridades, tradiciones… para vivir cada día de la novedad del Evangelio. Dios está a nuestro lado, pero no para vernos complacidos en nuestra poltrona, sino para remover cada día nuestras entrañas y descubrir la grandeza de una vida en su seguimiento.

Estamos en el mes misionero, momento oportuno para redescubrir una fe en salida y para pedirle a Dios que nos ayude a vivir en la libertad de sus hijos, desprendidos de las cosas que nos atan y de nuestra absurda autocomplacencia, abriendo los ojos para ver en el hermano, especialmente en el más necesitado, el rostro de Jesús. Pobres como el Señor, haciendo de Él nuestro único y auténtico tesoro.

Suscríbete a nuestra Newsletter