ACTUALIDAD

Padres, profesores y alumnos se unen para retirar nieve de los accesos al Colegio Nuestra Señora del Buen Consejo de Madrid

Tras la nevada, la primera reacción fue salir a la calle a disfrutar de la nieve, pero pasada la euforia inicial, el reto estaba claro: limpiar accesos y zonas de paso para que el hielo no impidiera circular por calles y barrios. En colegios como el centro agustino Ntra. Sra. del Buen Consejo de Madrid, muchas personas colaboraron para que la vuelta al colegio fuera posible.

Comparte

El fin de semana pasado, muchas personas voluntarias se unieron para que el Buen Consejo pudiera retomar su actividad. El esfuerzo y el trabajo común del Equipo Directivo, los padres, alumnos y Grupo Scout hicieron posible que los alumnos de este colegio agustino pudieran volver a las aulas de una manera segura.

Desde el Equipo Directivo del colegio se coordinó la limpieza y acondicionamiento de los patios y zonas interiores del colegio.

Padres, profesores y alumnos del Colegio Nuestra Señora del Buen Consejo de Madrid trabajaron juntos para retirar nieve de los accesos al centro.

La convocatoria para ayudar a limpiar los aledaños del colegio la hizo la Asociación de Padres de Alumnos. A través del whatsapp lanzó un llamamiento para que, todo el que pudiera y quisiera, palas y cepillos en mano, acudiera a las once de la mañana al portón de la calle Aravaca. Era un llamamiento a ciegas pero que la respuesta fue la esperada. 200 personas, entre padres y miembros del grupo scout, se presentaron a las puertas del CBC para limpiar los accesos aún cubiertos de nieve y hielo por el paso del temporal Filomena.

Había familias enteras, padres y madres con sus hijos que se dejaron, literalmente las manos y la espalda para poder adecuar las aceras y que éstas fueran seguras. Después de limpiar completamente las entradas al colegio, con una enorme voluntad de trabajo y solidaridad, también se atrevieron con las calles cercanas, que estaban prácticamente intransitables, ayudando incluso a algún valiente que se atrevía a recorrerlas con su vehículo y que quedaba atrapado.

Los que participaron destacan que fue una bonita experiencia de trabajo compartido, en el que también participaron un grupo de alumnos voluntarios de 1º de Bachillerato, coordinado por un equipo de profesores y frailes agustinos: “Ellos dieron los últimos retoques a los patios y zonas comunes, despejando de hielo, echando sal y limpiando los accesos interiores.

Esta experiencia hace realidad algunos de los valores que todo colegio agustiniano quiere transmitir. Educar en la amistad, la comunidad, la justicia y la solidaridad son principios característicos de la espiritualidad agustiniana. Desde el colegio madrileño Nuestra Señora del Buen Consejo se quiere dar las gracias a todos los que ayudaron a retirar la nieve para que el centro pudiera abrir sus puertas.

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra Newsletter