ACTUALIDAD

El obispo agustino, Nicolás Castellanos, recibe la Medalla al Mérito Profesional de la Junta de Castilla y León

Mons. Nicolás Castellanos, obispo emérito de Palencia, ha recibido esta condecoración por “su trabajo en favor de la paz, la solidaridad, el respeto a los derechos humanos y la cooperación internacional para el desarrollo”.

Comparte

El viernes 15 de julio, en Valladolid, el obispo misionero, Nicolás Castellanos Franco, recibió la Medalla al Mérito Profesional de la Junta de Castilla y León. En dicho acto estuvo acompañado de familiares, amigos, compañeros agustinos y colaboradores. Esta condecoración es el reconocimiento a una vida comprometida con los más necesitados en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

El obispo agustino Nicolás Castellanos recibe la Medalla al Mérito Profesional de la Junta de Castilla y León.

Acto oficial

El Consejero de la Presidencia, Jesús Julio Carnero, manifestó: “hoy es un día de alegría y para dar las gracias por tener entre nosotros a personas de la relevancia humana y profesional de Monseñor Nicolás Castellanos. Un castellano y leonés dedicado en cuerpo y alma durante toda su vida a los demás, con unas cualidades y valores que le constituyen como merecedor de la Medalla al Mérito Profesional de Castilla y León que se le entrega en este acto institucional”.

Desde Bolivia, miembros de la Fundación Hombres Nuevos, probablemente el principal proyecto del obispo, agradecieron el impulso que el compromiso de Nicolás Castellanos ha supuesto para la sociedad boliviana. Colegios, iglesias, centros de formación y una orquesta, son algunos de las iniciativas que han surgido desde que, en 1991, el religioso agustino marchó como misionero al país latinoamericano.

En su discurso, Nicolás Castellanos subrayó que la relación con los pobres le ha configurado como persona. Y, al mismo tiempo, agradeció el apoyo que siempre le han brindado las instituciones: “Jesús no excluyó a nadie, pero dio preferencia a los pobres”.

Respecto al tipo de labor que, desde la Fundación Hombre Nuevos se desarrolla en Bolivia, explicó que se trabaja en la promoción integral de las personas, con el objetivo de formar buenos profesionales, con conciencia social.

De los proyectos financiados por la Junta de Castilla y León, que calificó como “proyectos de vida”, destacó los internados en la zona del altiplano que permiten, a niños y jóvenes, estudiar sin necesidad de caminar kilómetros a diario para llegar a la escuela.

Biografía

Leonés de nacimiento (Mansilla del Páramo, 1935), a los 18 años profesó como religioso agustino y, en 1959, tras estudiar Filosofía y Teología en el Monasterio de Santa María de la Vid (Burgos), fue ordenado sacerdote. Entre 1959 y 1963 amplió sus estudios en Roma, obteniendo la licenciatura en Pedagogía y en Teología en la Universidad Salesiana.

Desde 1962 ejerció labores pastorales en Palencia y León. Y, en 1973, fue elegido Prior Provincial de la Provincia Agustiniana de España. En aquel momento, la labor de los misioneros agustinos en América era muy importante y Nicolás Castellanos colaboraba con ellos en la misión.

Cinco años después, en 1978, Pablo VI le nombra Obispo de Palencia.

Después de trece años de trabajo apostólico en la diócesis, en 1991, presentó su renuncia a Juan Pablo II para ser misionero en Bolivia, que le fue concedida.

De esta manera, en 1992 se traslada a Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), con un grupo de fieles religiosos, laicos y sacerdotes. Allí funda con ellos con ellos una iniciativa de vida en común llamada `Fraternidad Hombres Nuevos´.

De ella surge el Proyecto Hombres Nuevos, centrando su actividad social en el barrio de Plan Tres Mil, unos de los más empobrecidos de la periferia marginal de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

Desde entonces, continúa su labor de misionero en esa región, dedicando todos sus esfuerzos en mejorar la calidad de vida de los más pobres, en uno de los actos más  admirables que puede hacer el ser humano, dejar todo por ayudar a quienes viven en la `parte sur del mundo´, especialmente en Bolivia.

Su trabajo en favor de los pobres y de la justicia social ha merecido numerosos premios y reconocimientos, entre los que destacan el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1998 y su nominación al Premio Nobel de la Paz 2022.

 

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra Newsletter