ACTUALIDAD

Alejandro Sempere, del Colegio Mayor San Agustín: ``No perdamos la esperanza en estos tiempos difíciles``

En Cuaresma ponemos el acento en la oración, la generosidad, el ayuno y la abstinencia, así como en la práctica de los sacramentos, entre ellos el de la confesión, o también llamado de la reconciliación.

Comparte

Una de las actividades en las que han participado colegiales como Alejandro ha sido, hace un par de semanas, en la Vigilia “Adoremus”, que tiene lugar cada primer viernes de mes en la Catedral de la Almudena. Esta oración está promovida por el Cardenal Arzobispo de Madrid y están invitados todos los jóvenes de la diócesis de Madrid.

Con una dinámica similar en cada convocatoria, los participantes quedan, previamente a la celebración, con Mons. Carlos Osoro para cenar juntos en la plaza aledaña a la Catedral. A continuación, la vigilia transcurre en un ambiente muy juvenil con una combinación de tiempos de oración, adoración y testimonios.

La mayoría de los cristianos encuentran en sus parroquias y en la familia, el ámbito ideal para formarse y celebrar la fe. Pero ¿qué sucede, por ejemplo, en el caso de los estudiantes universitarios que están fuera de casa, en una ciudad que no es el lugar donde históricamente ha estado su pequeña comunidad de referencia?

En el caso de los colegios mayores de la Orden de San Agustín, en la Provincia de San Juan de Sahagún de España, se tiene muy presente esta circunstancia, por lo que los equipos responsables de la pastoral ofrecen a los colegiales la posibilidad de vivir intensamente momentos fuertes para la vida de fe, como ocurre en el tiempo de Cuaresma.

En Cuaresma ponemos el acento en la oración, la generosidad, el ayuno y la abstinencia, y en la práctica de sacramentos como el de la reconciliación.

En Madrid hay tres colegios mayores, el Méndel, el Elías Ahúja y el San Agustín. En este último, el responsable de pastoral es el religioso agustino P. Aldo Marcelo quien, en alguna de las actividades, trabaja conjuntamente con el resto de colegios mayores religiosos, no solo los agustinos.

En la vigilia del pasado viernes 5 de marzo, uno de los testimonios fue el de un joven del Colegio Mayor San Agustín. Alejandro Sempere es valenciano, tiene 23 años y actualmente compagina un Máster Universitario en ELE con su trabajo como Gestor de Proyectos en la Empresa SDI MEDIA (Madrid) en la que se hacen doblajes al español de películas y series extranjeras:

 

“Buenas noches. Soy Alejandro. Esta semana me planteaban una pregunta acerca de cómo vivíamos la fe en un colegio mayor. La verdad es que yo tengo un poco de ventaja porque la empecé viviendo en el Colegio Santo Tomás de Villanueva, Agustinos Valencia y en el Colegio Mayor San Agustín seguimos alimentando y cultivando esa fe. La fe es algo muy personal, la fe es algo que no puede ser comparable entre personas y, en un colegio mayor te cruzas con gente de todo tipo, con gente de múltiples creencias y con gente que quizás no es como tú. Nosotros la fe la vivimos pensando en el diferente, pensando en cómo ser más humanos, como nos decía la canción. La fe es algo que nos hace crecer y que a mí, personalmente, me ha hecho crecer como persona y madurar en el sentido de que he podido ver cómo es el otro. Es verdad que tenemos oportunidades como la adoración de la Eucaristía en el colegio mayor, el acompañamiento de la comunidad religiosa agustina, las actividades de voluntariado y “fe y cultura”; pero más allá de todo eso, están los momentos que compartimos entre las personas que estamos allí y en sintonía con todo eso, escuchemos nuestro latido de esperanza, que es otro de los lemas de este año, para así poder seguir viviendo la fe, escuchar al que es diferente y replantearnos todo aquello que quizá, en algún momento, nos ha producido alguna duda. No perdamos la esperanza y sigamos el camino en estos tiempos difíciles. Gracias”.

Suscríbete a nuestra Newsletter