ACTUALIDAD

Octavo licenciado en Teología Fundamental en el Estudio Teológico Agustiniano de Valladolid

El viernes 25 de junio defendió su tesina de Licenciatura el alumno Alberto Rodríguez Cillero. Con ello, ya son ocho los alumnos que han obtenido la Licenciatura en Teología Fundamental en el Estudio Teológico Agustiniano de Valladolid, siendo éste el primer seminarista diocesano de Valladolid que alcanza el título en el Centro.

Comparte

Los estudios impartidos en el Estudio Teológico Agustiniano de Valladolid permiten obtener, el Bachillerato en Teología (reconocido civilmente en España como Grado en Teología), la Licenciatura en Teología, especialidad de Teología Fundamental (reconocida civilmente en España como Máster en Teología, especialidad de Teología Fundamental) y la Declaración Eclesiástica de Competencia Académica (DECA) para la enseñanza de la religión católica en Educación Infantil y Primaria, y en Educación Secundaria y Bachillerato.

El Estudio Teológico Agustiniano de Valladolid y el Instituto Patrístico Augustinianum de Roma, son los dos únicos centros de estudios en la Orden de San Agustín capaces de otorgar la Licenciatura en Teología. En el primer caso gracias a su agregación a la Facultad de Teología de Burgos; en el segundo caso, gracias a su incorporación a la Facultad de Teología de la Universidad Lateranense.

El 25 de junio, defendió su tesina de Licenciatura en el Estudio Teológico Agustiniano de Valladolid, el alumno Alberto Rodríguez Cillero.

A finales del próximo año 2022 la Orden debe presentar de nuevo, según la normativa académica de la Iglesia, la solicitud de renovación de la agregación a Burgos del Estudio Teológico Agustiniano de Valladolid para poder continuar impartiendo el bienio de Licenciatura en Teología Fundamental.

La importancia de los estudios para los agustinos está recogida en el Capítulo VII de las Constituciones de la Orden de San Agustín, donde se indica, entre otras cosas, que “Nuestra propia vocación, como agustinos, supone un servicio de compromiso de cultivar el amor al estudio y la búsqueda constante y fervorosa de la verdad” (Const. 125) y “Entre las ciencias que han de cultivarse en la Orden, ocupan un puesto relevante las disciplinas eclesiásticas, puesto que son absolutamente necesarias para un conocimiento más profundo de la fe, bien para ejercer debidamente las tareas apostólicas o para entablar con todos un diálogo fecundo en provecho de los hombres (Const. 127).

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra Newsletter