(5 de noviembre de 1935 – 23 de febrero de 2022)22)

P. Zacarías Herrero Bravo, OSA

El P. Zacarías Herrero Bravo nace en Báscones de Ojeda (Palencia-España) el 5 de noviembre de 1935. De niño, como todos los que queríamos ser agustinos de la Provincia de Filipinas, ingresa en el Seminario Menor de Valencia de D. Juan (León) para hacer los primeros estudios. El año 1954 realiza el Noviciado en el Real Colegio Seminario de los PP. Agustinos de Valladolid, y allí profesa el 28 de septiembre de 1955 de Votos Temporales. En dicha comunidad lleva a cabo los estudios de Teología, profesa de Votos Solemnes el 29 de septiembre de 1958 y es ordenado sacerdote el 12 de julio de 1959.

En septiembre de ese mismo año es destinado al Colegio Internacional Santa Mónica de Roma para llevar a cabo, entre 1959 y 1962, la Licenciatura en Teología en la Universidad Lateranense y, el Doctorado en Teología con especialización en Moral, en el Instituto Superior de Teología Moral de El Alfonsiano.

El mismo año de 1962 es destinado al Real Colegio Seminario de Valladolid, donde va a pasar, de forma ininterrumpida, los restantes 60 años de su vida religiosa-sacerdotal. Allí, desde el comienzo de su llegada, entra a formar parte del claustro de profesores del Estudio Teológico Agustiniano, ejerciendo la docencia en la materia de Teología Moral. También, en distintos momentos y años, es profesor de Moral en el Instituto de Asistentes Sociales de Valladolid, en el Instituto de Ciencias Sagradas Sta. María para laicos y religiosas, también en Valladolid, y de Teología Moral Especial en el curso Institucional del Institutum Patristicum Augustinianum de Roma.

El P. Zacarías amplía sus estudios intelectuales con la Licenciatura en Derecho Civil español, que consigue en la Universidad de Valladolid en el año 1974. A lo largo de su vida académica publica artículos en revistas, siendo los temas que más trata el del sacramento de la confesión y la sexualidad en relación con la vida matrimonial. Junto con la investigación y la docencia realiza estudios de música en el conservatorio, ejerciendo de organista en la comunidad religiosa y en la parroquia de San Agustín.

La segunda faceta de la vida del P. Zacarías es la pastoral, donde destaca el servicio directo y generoso que presta, de 1992 a 2006, en la Parroquia de San Agustín de Valladolid como Vicario Parroquial. Dentro de este trabajo apostólico, y después de un intenso periplo por el movimiento de Encuentro Matrimonial, recala, en calidad de presbítero en las Comunidades Neo-Catecumenales, cuyos miembros siempre le profesaron un gran afecto y gratitud.

El Señor le permite una prueba larga en la salud psíquica que le hizo sufrir mucho, pero que, con Su gracia, supo llevar con dignidad. Es algo que, poco a poco, fue afectando a su vida comunitaria, académica y pastoral, lo que supuso que en el año 2010 pasara a vivir en la Residencia de Atención Especial de los agustinos en Valladolid. Allí ha estado 12 año hasta que el Señor le ha llamado a su seno el 23 de febrero del año 2022.

El cariño de las Comunidades Neo-Catecumenales se manifestó claramente en el acompañamiento de muchos de sus miembros, tanto en unas Vísperas solemnizadas por ellos y las dos Comunidades Agustinas del Convento de Valladolid en el Coro Bajo, como en la Misa del día de su entierro. Entre otras, le cantaron el impresionante Credo Neo-Catecumenal en una celebración llena de emoción y de palabras sentidas y cariñosas para retratar su figura de buen Pastor, de hermano y de amigo. Le dedicaron también el Recordatorio en el que, entre otras cosas, decía: “¡Ven, siervo bueno y fiel! En lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré: entra en el gozo de tu Señor” (Mt 15,21).

¡GRACIAS POR TU TESTIMONIO! ¡DESCANSA EN PAZ!

P. Luis Casado Espinosa, O.S.A.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra Newsletter