(26 agosto 1943 † 19 julio 2022)

P. Teodoro de la Pinta Revuelta, OSA

El P. Teodoro de la Pinta siempre estuvo con la maleta preparada para ir a las misiones; incluso en el último tiempo, cuando iba perdiendo lucidez y capacidades cognitivas, según se apreciaba, consiguió el visto bueno para volver a pisar sus recordadas tierras de Cafayate en Argentina y para encontrarse con las personas que él más recodaba de sus mejores fatigas en aquellas tierras. En lo referente al tiempo de los estudios se le asociaba en las comunidades dedicadas a la formación, con otro agustino que gastó su vida en el mismo terreno misional con admirables resultados, el P. Donato Vargas, OSA, que por cierto apareció ya sin vida a la mesa del escritorio una tarde mientras le esperaban en la iglesia sacudido por un ataque al corazón en la comunidad de la parroquia de Salta (Argentina). Resulta que los dos quedaron como resto de una promoción mayor y, para cursar más adecuadamente las materias filosóficas, les enviaron los superiores del Monasterio de Santa María de La Vid al seminario mayor de los agustinos de la Provincia de Castilla en Calahorra.

Vino al mundo el P. Teodoro en la población castellana de Piña de Campos en una familia de cinco hermanos. Se cuenta, y él lo admitía, que de chaval le divertía andar por todos los parajes de su población; conocía las costumbres de los animales, grandes y pequeños, hasta tal punto que atrapaba a los que se le antojaban, sobre todo de los volatilia pennata. Hay que apuntar también que en sus años maduros se volvió muy animalista y proporcionaba a todos los bichos los alimentos que encontraba a su alcance. Referente a su formación, la trabajó en los primeros años el colegio Semanario de Palencia, y, para los sucesivos, en el Monasterio de Santa María de La Vid (con el mencionado intervalo académico en Calahorra, La Rioja), y en los Agustinos Filipinos de Valladolid. Por lo que se refiere a su ingreso en la Orden, el año de noviciado lo cumplió en el curso 1961-1962 en la casa de Palencia. Pronunció los votos temporales el 2 de agosto de 1962, y los solemnes, pasado el tiempo reglamentario de los tres años, en 1965 en el monasterio de Santa María de La Vid, coincidiendo con la fecha jubilar del primer centenario de la llegada de la Orden a dicho asentamiento, originario de los canónigos premostratenses. La ordenación al ministerio presbiteral la recibió en la casa de Palencia por imposición de las manos del Sr. arzobispo de Valladolid.

En cuanto a los tiempos y las comunidades en donde ejerció alguna labor, se pueden resumir así: En Santa María de la Prelatura de Cafayate, 1970-1973; en Ceuta, 1973-1977; de nuevo en Argentina, ciudad de Salta, 1977-1980; 1980-1983 en el colegio San Agustín de Santander; 1883-1987 en la parroquia Santa Clara de Sevilla; 1987-1990 parroquia de Chivilcoy (Argentina); 1990-1992 parroquia de Álvarez (Argentina) 1992-1993 de nuevo en Ceuta; 1993-1996 de nuevo en Salta, Argentina; 1996-1999 en Molinos, prelatura de Cafayate; 1999-2002 colegio de Ceuta; 2002-2005 en Montejo en la sierra de Madrid; 2005-2006 en la Residencia provincial de Madrid; 2006-2008 en la parroquia de Zuzones, el último pueblo del diccionario; desde el 2008 , existiendo como jubilado, en el colegio Nuestra Señora del Buen Consejo. Y después de esta comunidad le pasaron los superiores a la de Palencia; dentro de ella fue cuidado en la RAE de la misma casa hasta que, inesperadamente, falleció el 19 de julio de 2022, en la esperanza de que el Señor le haya recibido en el banquete que nunca acaba.

P. Antonio de Mier Velez, OSA

10. P. Teodoro de la Pinta Revuelta

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra Newsletter