(23 junio 1941 † 7 septiembre 2022)

P. Francisco Galende Fincias, OSA

El P. Francisco Galende nació el 23 de Junio de 1936 en Faramontanos de Tábara (Zamora). Era el noveno de once hermanos ( 3 religiosos, Teófilo y Pilar). Después de hacer los estudios primarios en su pueblo natal pasó al Seminario de Leganés. En 1955 ingresa en el Monasterio de El Escorial para hacer el noviciado. Profesa de votos simples el 17 de septiembre de 1956. Realizó la Filosofía y la Teología en el Monasterio escurialense y hace la profesión solemne el 17 de septiembre de 1959, siendo ordenado sacerdote el 28 de febrero de 1960.

Su primer destino fue a la comunidad de Salamanca. Allí sigue estudiando Filosofía. Al mismo tiempo es pedagogo de los estudiantes de Filosofía y educador y profesor en el Seminario Menor. En el Seminario fue Promotor de Vocaciones durante varios años desarrollando una tarea enorme, recorriendo pueblos de media España, “reclutando” niños para el Seminario. El que escribe estas líneas es uno de esos niños a los que el P. Galende llevó al Seminario en el curso 1968-69 (y a otros 120 más ese curso…). Y aquí no puedo pasar sin expresar el más sincero agradecimiento a este hombre que fue, para mi generación, el que nos abrió los ojos al mundo y a un futuro ilusionante, que sembró en nosotros la semilla de la vocación. Un religioso joven al que admirábamos por su inteligencia, su humanidad, su alegría y cercanía.

Y de Salamanca pasó a Panamá en 1970, en donde formaría parte del primer equipo misionero de TOLÉ, junto con el P. Julio de la Calle y el P. Francisco Iturbe. Aún recuerdo la despedida que le hicimos en Salamanca y la enorme impresión que nos causó a los seminaristas adolescentes su compromiso y sus deseos de ser misionero. Creo que desde aquel momento también nació en algunos de nosotros el deseo de, algún día, ser misioneros en tierras lejanas.

Sus primeros trabajos fueron en el “Centro Misional Jesús Obrero” de Tolé, del que apenas hacía un año se había hecho cargo la Provincia Matritense, siendo provincial el P. Gabriel del Estal. Allí llegó Paco Galende el 10 de Octubre de 1970, donde tendría ocasión de compartir tareas con nuestro querido y recordado P. Moisés González. Un equipo misionero que puso en marcha todo un proyecto innovador y la promoción de movimientos como el Renovación Carismática, en las que el P. Galende fue pionero. Me consta personalmente cómo recuerdan aún al P. Galende por aquellas tierras de Chiriquí. Su trabajo, sin duda, fue “formidable”.

Y desde el año 1970 hasta su vuelta a España a la RAE de Salamanca, de donde partió, ha sido un modelo de auténtico misionero por tierras de América Latina, en Panamá y en Chile especialmente… En Panamá, las comunidades de Tolé, Los Ángeles, Chitré, Santa Marta, San Juan María Vianney, fueron testigos privilegiados de la labor evangelizadora que colmaron sus 65 años de consagración agustiniana.

Se esforzó y trabajó sobre todo en el campo de la formación, primero en Chile donde sirvió como Maestro de Profesos (1985-1995), y luego en Panamá, donde ha sido Maestro de Novicios y de Prenovicios. Su vocación de formador y su excelente preparación le han llevado a dar charlas y cursos por gran parte de América Latina dando formación a los agustinos del continente, así como a numerosas congregaciones de religiosas y laicos que le solicitaban continuamente. Siempre trasmitiendo su profundo conocimiento y amor a la espiritualidad agustiniana, de la que era un gran maestro; conocimientos que dejó plasmados en un buen número de libros y artículos publicados.

Ejerció en Panamá varios períodos como Delegado Provincial y Vicario Regional. Siempre colaboró en los distintos movimientos eclesiales como Renovación Carismática, Cursillos de Cristiandad… Ha sido capellán de diversas congregaciones religiosas y asesor de las Fraternidades Laicales Agustinianas.

Cansado y enfermo, pero, sobre todo, con las manos llenas de buenas obras, habiendo dejado lo mejor de su vida en su querido Panamá, regresa a la RAE de Salamanca en 2018, donde de nuevo me reencontré con él, después de haber compartido con él algunos años de Misión en Panamá. Después de un deterioro progresivo de su salud, falleció en el Hospital de Salamanca el 7 de septiembre de 2022 a los 86 años de edad. Descansa en paz en el cementerio San Carlos Borromeo de la capital salmantina, junto a su hermano Teófilo Galende y hermanos de la Comunidad Agustiniana.

P. Jesús Torres Fernández, OSA

12. Francisco Galende

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra Newsletter