ACTUALIDAD

Presentación de las Memorias del obispo agustino, candidato a Premio Nobel de la Paz 2022, Mons. Nicolás Castellanos

El acto de la presentación de las Memorias de Mons. Nicolás Castellanos estuvo organizado por la institución creada por él "Fundación Hombres Nuevos" y, en el transcurso del mismo, se anunció que la candidatura a Premio Nobel de la Paz 2022 del obispo agustino, ha sido admitida por la academia sueca.

Comparte

El Salón de Actos de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Palencia acogió el jueves 4 de noviembre, la presentación de “Memorias. Vida, pensamiento e historia de un obispo del Concilio Vaticano II”, de Mons. Nicolás Castellano (editado por R. Lazcano, Madrid 2021, 382 pp). Un acto en el que participaron Yolanda Domínguez, secretaria general de la Fundación Hombres Nuevos; Mons. Manuel Herrero, Obispo de la Diócesis de Palencia, Conrado Merino, presidente de la Cámara oficial de Comercio e Industria de Palencia; el político José Bono, quien prologa el libro; el humorista y dibujante José María Pérez González (“Peridis”) y Rafael Lazcano, editor de las Memorias.

La presentación de las Memorias de Mons. Nicolás Castellanos tuvo lugar el 4 de noviembre en Palencia en la Cámara de Comercio.

El actual obispo de Palencia, Mons. Manuel Herrero, agustino, saludó en nombre de toda la diócesis a Nicolás Castellanos (puedes escuchar aquí la entrevista de El Espejo de Palencia, de Cope, a partir del minuto 14) y subrayó el aspecto agustiniano de estas Memorias, que invitan a “recordar” (volver al corazón). “En la diócesis sigue viva tu memoria, pues te llevamos en el corazón”, dijo con emoción.

El político socialista José Bono recordó, entre otras muchas anécdotas, que “si no vives como piensas, acabarás pensando cómo vives”, y que gracias a Castellanos adoptó a su hija Sofía, que su lema episcopal es un modelo para imitar: “en la duda libertad, en lo necesario unidad y en todo caridad”. Habló de su admiración por Mons. Nicolás Castellanos, por lo que tiene de trasgresor. Lo calificó como hombre de ley, trabajador, simpático y un cristiano que se fía de Dios y se ríe de sí mismo.  El obispo Nicolás Castellanos agradeció su presencia y sus palabras, tanto en el acto como en el prólogo del libro, y dijo que ambos coinciden en lo esencial: la necesidad de un gobierno planetario de solidaridad, totalmente flexible y dialogante, con libertad para todos.

El dibujante y humorista José María Pérez González (“Peridis”) agradeció la posibilidad de conocer de cerca a autor de las memorias. Destacó la forma de vida de Nicolás que trabaja desde la bondad para aliviar el sufrimiento de los hombres, cuidar la naturaleza y el medio ambiente. El respeto a los demás, crecer, creer y crear, ser solidario y hacer al otro feliz son otras de las actitudes que definen al obispo y que Peridis subrayó.

La obra reconstruye con abundantes detalles, rigor histórico y grandeza de espíritu cada etapa de la existencia de su autor: padres, familia, infancia, estudios, agustino, etapa universitaria, viajes (España, Italia, Alemania, Argentina, Bolivia, etc.), educador y formador, provincial agustino, obispo, misionero en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), promotor y guía del Plan 3000, fundador de Hombres Nuevos, además de autor de numerosas obras. “La obra muestra a las claras la gran figura de Nicolás -afirmó el editor del libro Rafael Lazcano-, hombre de profunda fe, fraterno y solidario con los más débiles, pequeños y necesitados, a quienes les propone con lucidez metas superiores de experiencia cristiana, libertad, desarrollo, dignidad y cultura”.

El religioso agustino, candidato a Nobel de la Paz, agradeció la presencia de su hermano Demetrio, de los ponentes y amigos venidos de Mansilla, León, Palencia, Valladolid y Madrid. Recordó que su norma principal es hacer feliz a los demás: “celebrar la vida en comensalías y proclamar el Reino, salir al mundo para aliviar su dolor, crear condiciones de paz por medio de la justicia”. Recibió un caluroso aplauso y a continuación hubo una conexión con su querida Bolivia, donde el coro de la Fundación Hombres Nuevos saludó y felicitó a su entrañable amigo y le brindó dos piezas musicales, entre ellas “La canción de la Alegría”.

Los interesados en estas Memorias, pueden hacer la petición a:

–  rafael.lazcano@gmail.com

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra Newsletter