ACTUALIDAD

Solidaridad en la parroquia agustina del Carmen, en Los Negrales (Madrid)

El temporal Filomena, en plena tercera ola del Covid-19, nos ha puesto como sociedad ante un nuevo reto. La nieve, las bajas temperatura y el hielo nos han obligado a quedarnos en casa y a comprar alimentos llevados por el miedo al desabastecimiento. Pero ¿qué pasa con aquellas personas que no pueden refugiarse en una casa?

Comparte

Cada vez son más las personas que viven en la calle y con las que nos cruzamos cada día o, si no las vemos personalmente, sí sabemos que existen porque vemos sus enseres, cartones o mantas apoyados en la pared o extendidos en algún rellano. En las situaciones extremas de la meteorología, como ha sido en este mes con el temporal Filomena, dichas personas están absolutamente desprotegidas y no alcanzan a ser atendidas por las instituciones oficiales o benéficas que podrían amainar un poco su sufrimiento. Es, en ese momento, cuando la Iglesias y sus comunidades cristianas, urgidas por la fe  y el amor en el Dios Padre de todos, se organizan para hacer algo concreto y eficaz.

De esta manera, la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, en Los Negrales, atendida por religiosos agustinos, ha cedido el templo y una de las salas para acoger a varias personas que no tenían casa. Con la colaboración de los feligreses y de la comunidad agustina, han podido dormir y tomar algo caliente a primera hora de la mañana. Como puedes ver y escucha en el vídeo, la Iglesia es el hogar para todos los hijos de Dios, ya sean sus necesidades espirituales o materiales.

El temporal Filomena ha convertido a las personas de la calle, una vez más, en más vulnerables. Las parroquias agustinas les acogen en medio de la nevada.

Suscríbete a nuestra Newsletter